Entrevista a Jonathan Lastra, ciclista de Caja Rural

DSC 0071 001

Tras arrasar en ciclocross en categorías inferiores (3 Ctos. de España y 7 de Euskadi) el bilbaíno Jonathan Lastra ha cambiado el barro por el asfalto y pelea por hacerse un hueco en el ciclismo enrolado en las filas del Caja Rural. A sus 21 años desborda alegría y pasión por este deporte en un inicio de temporada fulgurante.

Empiezas el año liderando la clasificación del Lehendakari pese a los problemas físicos de pretemporada. ¿Pensabas que ibas a poder rendir a ese nivel?
Si, es verdad que después de la lesión que tuve en noviembre pensé que me costaría más llegar a un nivel óptimo pero sabía que si no tenía ninguna lesión más conseguiría rendir a buen nivel.

Y como guinda, la victoria en Gorla, donde antes consiguieron ganar otros como Alberto Contador, Joaquim Rodríguez, Carlos Sastre, Julián Gorospe, Peio Ruiz Cabestany o Beñat Intxausti. ¿Qué supone esto?
Ha sido algo increíble. Siempre te pones unos objetivos y piensas en conseguirlos pero cuando lo vives es inexplicable. No sólo fue el conseguirlo sino cómo lo conseguí. Fue una carrera perfecta, salió todo a pedir de boca, arrancando desde abajo y disfrutando de la victoria. Es un gran golpe de moral para seguir con más fuerza aún la temporada.

Una buena forma de desquitarse del calvario de la pasada temporada.
Como bien dices, después de un año muy duro con varias lesiones que me impidieron competir durante meses por fin salen los resultados y el trabajo realzado. El año pasado fue muy duro, me llegué a plantear si todo el esfuerzo y sacrificio valía la pena. Ahora, después de todo te das cuenta de lo importante que es la familia, la gente cercana que te apoya. Me gustaría dar las gracias a esos que siempre han confiado a pesar de los malos momentos.

¿De donde te viene la pasión ciclista?
Empecé de una forma un tanto peculiar, nadie en mi familia andaba en bici y todo fue a raíz de ver una carrera de mtb en Cantabria. Me gustaba andar en bici por Laredo y picarme con los amigos pero nunca pensé que llegaría a este punto.-Lo que más me gusta es que aprendes a superarte, a sacrificarte por algo y esto también es aplicable a la vida. Además viajas, conoces gente, paisajes que de otra forma no conocerías.

¿Cuándo te diste cuenta que ser profesional de la bicicleta era una realidad?
Desde que somos pequeños todos soñamos con ser futbolistas, y en mi caso, ciclista. Es un sueño que siempre ha seguido presente pero que estos dos últimos años se ve más posible.

¿En quién te fijas?
En el ciclocross en Sven Nys y en la carretera Samuel Sánchez.

Tras dos campeonatos de España Sub 23 en ciclocross decidiste dar el salto a la carretera ¿Por qué?
El ciclocross en España está en una situación muy complicada, surgió la posibilidad de poder entrar en el equipo de aficionados Caja Rural Seguros-RGA y a pesar de ser una apuesta arriesgada decidí probar para ver si puedo lograr el objetivo de ser profesional. De la otra forma, o te vas a Bélgica o es muy complicado poder vivir de ello.

¿Cómo te definirías como corredor?
-Creo que soy un corredor completo, que se defiende bien en las subidas y en grupos pequeños al sprint, pero creo que mi mayor virtud es saber sufrir, no tirar la toalla y tener cabeza.

¿Cuáles son tus metas?
Mi sueño en el deporte empieza por ser profesional y sigue por ganar un mundial. Ya se que un Tour de Francia tiene más repercusión pero poder llevar el maillot de campeón del mundo durante un año es algo que me llama más la atención. De momento me fijo en este año, en el que mi objetivo es llegar al máximo a Vuelta a Bidasoa, conseguir la general del Torneo Lehendakari y ganar el máximo de carreras posibles.

¿Quién es el ciclista del momento?
Si mezclamos ambas modalidades Stybar es la referencia, si nos fijamos por separado, Mathiew Van der Poel y Wout Van Aert en el ciclocross y Kwiakouski y Sagan en la ruta. El Mundial puede estar entre Peter Sagan, Purito y Valverde y las grandes vueltas, Contador, Froome, Nibali.