Entrevista Pablo Berasaluze

MATX1322


Tras casi dos décadas haciendo disfrutar a los aficionados con sus remates imposibles, Pablo Berasaluze ha dejado la pelota profesional para dedicarse a enseñar a las nuevas generaciones. El deportista de Berriz ha vivido un 2016 emocionante, con homenajes y despedidas, que le han hecho ganador de la txapela más deseada: el cariño de los aficionados.

¿Cómo ha vivido el año de la despedida?
Ha sido todo muy bonito Estoy muy agradecido a todos los pueblos que me han despedido y a todos los aficionados que se han acordado de mí. Sobre todo me acordaré con especial cariño de las dos de casa, de la de mi pueblo en Berriz y la del frontón Bizkaia, todo tan grande, con el frontón tan lleno... fue espectacular.

¿Qué es de lo que más orgulloso se siente?
En los 19 años en los que he jugado como profesional me quedo con que he dado todo en la cancha, en cada momento. Además me he sentido muy arropado por la gente y también me quedo con todo ese cariño de la afición.

Si tuviera que elegir un partido...
Me quedo con la final de parejas en la que me rompí el tendón de Aquiles. Aunque pueda parecer los contrario, fue un momento precioso por todo lo que supuso en la previa y luego con el apoyo de todos. También otro partido que jugué contra Irujo en el Cuatro y Medio y en el que le gané. Quizá esos dos partidos han sido los que más me han llenado.

berasaluze2 1368x768

¿Cómo le suena la palabra expelotari?
Había que dejarlo un día y yo siempre he dicho que quería dejar la pelota estando bien. Ahora sigo vinculado a este mundo con Asegarce y no se me está haciendo tan duro. Estoy con todos, con los profesionales pero también con los más jóvenes. Para mí es muy bonito entrenar con ellos y ver cómo van para arriba. Quiero aportarles todo lo que yo he aprendido durante tantos años y ver cómo van creciendo.

¿Cómo ha visto evolucionar la pelota vizcaína en estas dos últimas décadas?
Creo que ha evolucionado muy bien. Cuando yo empecé había mucho menos nivel que ahora. Yo pude dar un empujoncito a la pelota de Bizkaia pero luego llegó Urrutikoetxea y lo remató. Ahora le tenemos a él de gran campeón y creo que nos ha dado mucho pero que aún le queda muchísimo más por darnos.

IMÁGENES: Oskar Matxin y Asegarce