Entrevista a Manolo Rio, árbitro internacional de rugby

IMG 8118

La pasada edición de la Gala del Deporte de Bizkaia sirvió para premiar a Manolo Río, exjugador y árbitro de rugby que lleva dedicada toda una vida al bien denominado deporte de los caballeros.

¿Cuántos años lleva dedicados al mundo del rugby?
Llevo 36 años dedicado a este deporte. Empecé a jugar a los 17 años en un club de Bilbao, en el Bilbao Rugby Club, aunque también jugué en el Gautxoriak Rugby Taldea. A los 24 años empecé a arbitrar y a jugar a la vez. Luego ya he estado muchos años de árbitro en la máxima categoría de España y he arbitrado partidos internacionales.

¿Cómo empezó?
Yo estaba en un club de tiempo libre y un día me vino un conocido que jugaba a rugby y me dijo a ver si quería jugar con ellos. Le dije que sí, probé, me gustó y me metí de lleno en este mundo.

¿Qué es lo más complicado para un árbitro?
Lo más difícil es empezar porque piensas en si lo vas hacer bien o mal pero con el tiempo vas aprendiendo a dirigir los partidos. Los compañeros te ayudan y te van diciendo como lo puedes hacer mejor.

¿Es un deporte en el que los jugadores suelen colaborar?
Yo creo que sí. En el rugby los jugadores colaboran mucho a la hora de dirigir el partido y hay mucho respeto entre todos, jugadores, entrenadores, árbitros...

¿Qué es lo más gratificante?
Sobre todo ese respeto del que hablábamos ahora, que todo el mundo colabora antes, durante y después del partido. Es muy bonito el tercer tiempo, cuando los jugadores, los técnicos y el árbitro están juntos comiendo y bebiendo y hablando del partido.

¿Cuál es tu mejor recuerdo de un partido?
Recuerdos hay muchos y muy buenos. Y en cuanto a importancia, se suele decir que todos los partidos que uno arbitra son importantes y el más importante es el que se arbitra el siguiente sábado o domingo.