Entrevista a Elaia Torrontegi, taekwondista

elaia400


Tras 20 años de carrera profesional, la taekwondista de Plentzia, 7 veces campeona de España y dos de Europa, ha tomado la decisión de retirarse. Lastrada por una lesión, peleó hasta el final para poder participar en los Juegos Olímpicos de Río, lo que habría supuesto una guinda perfecta a su exitosa carrera, pero finalmente no fue posible. En esta entrevista realiza un repaso a su trayectoria reconociendo que se siente "plena con todo lo entregado en los tapices" y viendo su futuro vinculado al deporte.

Una lesión ha truncado tu objetivo de participar en los Juegos Olímpicos de Río. ¿Veías cerca una segunda presencia olímpica?
Es cierto que venía arrastrando la lesión desde hacía ya un año pero no es el motivo exclusivo de no haber podido ir a Río. En septiembre del 2014 comencé a tener problemas con el abductor derecho a la altura de la inserción proximal. Continué compitiendo, ya que en esas fechas estábamos rankeados y con opciones de clasificar para Río. Además, la federación contaba conmigo y la manera de poder seguir con esa condición pasaba por continuar a pesar de la lesión. La decisión de no parar fue mía y tuvo sus consecuencias. La temporada no salió bien, ni podíamos entrenar en condiciones ni los resultados estaban siendo los necesarios y finalmente en septiembre del 2015 el equipo nacional decidió descartarme. Sabíamos que participar en los Juegos Olímpicos era algo muy complicado, ya que sólo tres deportistas han logrado la clasificación de un equipo de doce elegidos entre los que tuve el privilegio de estar. Hicimos todo lo posible por lograrlo y finalmente el resultado no fue el deseado.

Habría sido un broche perfecto para finalizar tu carrera deportiva ¿verdad?
Tras los Juegos de Londres, el Taekwondo sufrió muchos cambios en cuanto a la manera de clasificar. Por fin nos iniciamos con los famosos rankings mundiales y olímpicos y se lanzaron sistemas de logro de puntos mediante competiciones internacionales de diversos niveles. Esto desencadenó en un ritmo frenético de competiciones y viajes, todo en pro de la clasificación. Si anteriormente realizábamos una media de entre 6 y 8 campeonatos por temporada, en estos últimos 3 años teníamos esos 8 completados en el primer trimestre. El ritmo era muy alto y junto con ello también se ha vivido una profesionalización del taekwondo: muchos equipos nacionales cuentan ya con equipos completos de readaptadores, coaches, psicólogos, analistas, etc. Me siento privilegiada de haber podido vivir este cambio. De hecho, creo que he vivido la época más profesional tras más de 20 años compitiendo. Por supuesto que el broche de oro hubiera sido la participación en los Juegos, aunque es algo que ya no está al alcance de mis manos. De todas formas, como me suele decir mi maestro Arturo Magdaleno, "quien da todo lo que puede no está obligado a más". Reconozco que, en mi caso, me siento plena con todo lo que he entregado en los tapices.

elaia3x400


¿Cómo te encuentras física y anímicamente?
El 2 de septiembre del 2015, Marco Carreira, actual técnico de la federación española, me comunicó la decisión y fue un golpe muy duro. A pesar de que las cosas no estaban yendo bien estaba trabajando tan duro como podía y de pronto me vi sin objetivo y con una lesión que me obligó a parar completamente. Los meses desde septiembre hasta diciembre fueron realmente duros. Un breve stop en Plentzia, con mi familia y mi gente me hicieron retomar el enfoque: me centré en recuperar la lesión y comenzar a preguntarme, ¿qué más quiero ser además de campeona del mundo? El trabajo con Claudia, mi coach, también fue muy importante. Empecé a darme cuenta de que existe otra vida, paralela a la deportiva, de la que también podré disfrutar cuando logre encontrar las cosas que me apasionen tanto como lo ha hecho hasta ahora el ser competidora de alto nivel en taekwondo.

¿Crees que te va a costar dejar de sentir la adrenalina de la competición?
Tras la decisión del cuerpo técnico, comencé con mi otra guerra: la rehabilitación de la lesión. En ese momento no pensé en la retirada. Traté de recuperar la lesión cuanto antes para poder participar en el Europeo en mayo, pero para esas fechas aún no era capaz ni siquiera de terminar un calentamiento sin dolor y me causaba mucha ansiedad ver cómo avanzaba el tiempo y la lesión seguía impidiéndome. Así que llegó un momento en el que me tocó sentarme a pensar: "Elaia, primero rehabilita la pierna, luego ya veremos cómo estás y dónde estás". Hasta hace tan sólo dos semanas no he sido capaz de volver a realizar un entrenamiento de Taekwondo. Mi sensación es que no he sido yo quien ha tomado la decisión, sino que el contexto y las situaciones me han ido llevando a ello. He disfrutado tanto de la competición y de la vida del deportista, de los entrenamientos, las concentraciones, las salidas, los compañeros, la adrenalina de la competición...que pensar en no volver a tenerlo está siendo duro de llevar. Aun así, soy una persona muy activa y ahora me toca explorar y conocer otros deportes y otras opciones. Seguro que hay cosas buenísimas esperándome.

Ostentas un curriculum envidiable, con 7 campeonatos de España y 2 subcampeonatos europeos. ¿Qué valoración haces de tu carrera deportiva?
Es cierto que me pesa haber llegado 3 veces a cuartos de final en Mundiales y no haber logrado llevarme la medalla. Y por supuesto, tras ser suplente en Londres, lo ideal hubiera sido haber logrado la tan ansiada participación en Río. Pero, en general, la valoración es tremendamente positiva: los comienzos fueron duros, las categorías inferiores se me resistieron siempre y hasta que Marco Carreira no me llamó para formar parte del equipo nacional de manera oficial en el 2006, no alcancé mi primer oro en el campeonato de España, con 25 años. Los resultados están ahí, eso sí, pero por encima de los resultados internacionales está mi satisfacción personal y la sensación de sentirme plena por haberle sacado el mayor provecho a aquella oportunidad.

elaia2X400

¿Qué te ha aportado el taekwondo en tu vida personal?
Mi vida personal se ha formado alrededor del Taekwondo. Muchos de mis valores se han ido creando a través de lo vivido: sacrificio, disciplina, tenacidad, entrega, fortaleza, ambición, pasión...Además, los diez años compartidos con los compañeros del CAR y compañeros del equipo me han hecho aprender a valorar el trabajo en equipo, el esfuerzo común, la importancia del apoyo a los compañeros. Incluso el respeto a los rivales que luchan por lograr lo mismo que tú y que sacrifican tanto como tú... Darme cuenta de la importancia de las personas que están apoyándote de manera incondicional, como familiares y amigos...
Por otro lado, las situaciones competitivas se realizan en contextos de mucha presión, mucha exigencia y responsabilidad y en estas situaciones se aprende y se madura de manera especial. Aunque, por encima de todo esto, veo claramente la necesidad de disfrutar de lo que uno hace.

¿Vas a seguir vinculada al deporte tras tu retirada?
Antes incluso de comenzar a competir en Taekwondo, osaba Herri nos reunía a toda la familia los domingos de carreras. Creo que esos momentos fueron los que me hicieron sentir el deporte como parte natural de mi vida. Ver a mi padrino competir cada fin de semana en un lugar diferente del mundo fue mi referente en cuanto tuve oportunidad de competir. Tanto mi vida profesional como mis estudios han ido siempre dirigidos al deporte y creo que es el medio en el que me siento más completa. La preparación física, el coaching, los entrenamientos técnico-tácticos...creo que estos más de 20 años compitiendo me han dotado de una experiencia de gran valor que sería genial poder compartir y trasmitir a otros deportistas, ayudarles en su camino hacia futuros Juegos Olímpicos.

Ha habido muchas personas importantes a lo largo de tu carrera. ¿A quién destacarías?
A muchas, pero lo que me sale de dentro es agradecer sinceramente el apoyo y las ayudas recibidas a lo largo de mi vida deportiva. Vosotros los medios de comunicación me habéis tratado y valorado excepcionalmente bien, y eso es algo importante viniendo de un deporte minoritario como el mío. Por otro lado, la fundación BAT Basque Team ha sido un apoyo muy importante tanto para la preparación como para la asistencia en los momentos clave sobre todo de esta última etapa. Mi pueblo, Plentzia; mi club Gimnástico Bilbao y en concreto mi maestro Arturo Magdaleno y mi familia de los que he recibido apoyo incondicional siempre en los buenos momentos, pero sobre todo en los momentos de mayor necesidad.