'El caso de las camisetas prestadas', por Ernesto Díaz

fsf
       
         Historias e historietas del fútbol las hay a ‘cientoporrillo’. El fútbol es tan universal y popular que todos los días surgen historias e historietas. En la prensa escrita o en los medios audiovisuales, en los bares, en las oficinas, en el gimnasio, en cualquier rincón o chiringuito, viajando en coche, estando en familia, a la salida de un funeral o cuando tratamos de vender humo al que está enfrente.

        Para trasladarles nuestra historia ha sido necesario quitar 36 ‘capas de polvo’. El número de años transcurridos desde que se produjera aquél singular hecho futbolístico, no repetido. Se lo contamos en junio y en la antesala del mundial previsto en Brasil.

       El campeonato del mundo de fútbol de 1978 fue concedido a Argentina y la AFA propuso entre otras sedes a la ciudad de Mar del Plata, ya entonces centro balneario, luego exagerado núcleo turístico y hoy una linda población de 765.000 habitantes.

MUNDIAL FUTBOL SELLO ARG 78
     Antes de que conociéramos esta ‘city’ como Mar del Plata, otros la llamaron Nuestra Señora del Pilar del Volcán e incluso Puerto de la Laguna de los Padres, en referencia a la influencia de los jesuitas.

      Este enclave argentino atesora distintas organizaciones deportivas, tales como los Juegos Panamericanos de 1995 y la final de tenis de la Copa Davis 2008; también políticas, verbi gracia, la Cumbre de las Américas en 2005.

      Mucho antes de que las selecciones de Francia, Hungría, Italia y Argentina ‘se manejaran’ por estas latitudes al formar grupo en el mundial de 1978, Mar del Plata llamó la atención internacional por la Rogenbogen, llamativa operación ordenada por un III Reich en horas bajas para el autohundimiento de dos submarinos alemanes (U-530 y U-977) frente a las costas marplantenses.

      En aquél 1945, que supuso la caída nazi, no llegó a ejecutarse por una contraorden del almirante Karl Doenitz. Surgieron rocambolescas situaciones como que, tras la rendición de los marineros y después de llevar los submarinos a puerto, fueran homenajeados, excitando hasta el cabreo a Estados Unidos…para luego hacer entrega de los hombres y de las naves … a los marines estadounidenses.

     Centrados en el fútbol y en la historieta, los partidos asignados a la sede de Mar del Plata se celebraron en el estadio José María Minella, con graderío para unos 38.000 espectadores, cifra de público que presenció el Francia-Hungría resuelto con 3-1 a favor de los dirigidos por Michel Hidalgo. VER VIDEO DEL PARTIDO

     Francia tenía en sus filas, entre otros, a Battiston, Trésor, Lacombe, Bossis y Platini, el actual ‘sheriff’ de la UEFA, entonces con 23 años, ficha por el AS Nancy y ya en la lista de los deseados por la Juventus.
     
     El 10 de junio de 1978 era el día del contraste futbolístico entre franceses y húngaros. Por entonces, la televisión ofrecía imágenes en blanco y negro. El azul de los galos se confundía con la indumentaria roja de los magiares que, la víspera, se negaron a cambiar su camiseta.

BOICOT MUNDIAL FUTBOL ARG 78
     
      La comunicación no debió funcionar bien entre unos y otros porque llegado el día los dos equipos se presentaron de blanco. Más de uno debió de gritar : ¡Socorroooooo!. Y plis, plas. Francia salió con  camiseta rayada verde y blanca cedida por el equipo local Atlético Kimberley, un club fundado en 1921.

      Superado el shock por los propios seguidores franceses, que por un momento creyeron haberse equivocado de estadio, el árbitro rumano Rainea debió hacerse el loco y pasar de las numeraciones de los jugadores porque no coincidían en bastantes casos el de la camiseta con el del pantalón, de color azul, rescatado del baúl de la expedición francesa. Por ejemplo, el de los delanteros Rouyer y Rocheteau que llevaban a la espalda 11 y 7 respectivamente y a la altura del muslo 20 y 18. 

      El Kimberley –actualmente fuera de la mejor liga argentina-, autor del préstamo de las camisetas tipo ‘Betis manque pierda’, tiene en el historial una hazaña –su 5-0 al famoso Independiente- y un récord universal, el de sus camisetas ganadoras de un partido en la Copa Jules Rimet.

franciakimberley78a
    
    Delante del mundial de Brasil, pero echando una ojeada hacia atrás, recordaremos que Argentina - con Passarella, Luque, Tarantini, Kempes, Ardiles, Galván y otros más – ganó a Holanda el título ese año y que ‘la naranja mecánica’ se negó a recoger la copa por el subcampeonato para no estrechar la mano de los dictadores encabezados por Jorge Rafael Videla, aupado a la presidencia por  militares golpistas, luego juzgado y condenado y, estando en el penal Marcos Paz, fallecido en 2013.

    Hay fuentes que aseguran que la representación holandesa se sumó a una concentración de las madres de gente desaparecida junto a la pirámide de la Plaza de Mayo. Y otras que afirman que algunos presos políticos fueron paseados en auto, eso sí con férrea escolta, como una condescendencia del régimen, para seguir los festejos de la celebración del título mundial. Honores deportivos, horrores de la dictadura. De todo ello los periodistas dejamos huella.

*** Por Ernesto Díaz, periodista con más de 50 años en el Periodismo Deportivo